…y ahora toca matemáticas

-joeerrrr…… errrrrr…. errrrr (largo y sostenido)
(intento describir)

Pataleos, arrastres por el suelo, incluso cabezazos, ruidos guturales de ascos… ante tal expresión de poderío militar, yo realizo también mi desfile: me tiro al suelo, tiro pedos, doy cabezazos.., pateo a los muñecos, … hasta que consigo que me llamen al orden.

– tiaaaaaÁA, ¡vale ya!

-Bien, empecemos. Primero leamos el enunciado del problema:

medidas laborales para el fomento del empleo << leer, sobre todo el punto 4 COMPLETO, volver a leerlo, porque tiene trampa, sobre todo el 4-2 se considerará desempleados a efectos de bonificaciones....si a efectos de bonificaciones, pero no en listas porque ya estarán oficialmente currando, o sea que estarán fuera de la lista.

– ¿quénmejó un currante al 100% de bonificación, o, 5 currantes al 20% de jornada bonificados al 50%?

– Tiíiiiita ¡que no sé multiplicar todavía, por el cinco,! pero si quieres te los sumo como en un conjunto unión de los trabajadores bonificados al 50%.

– Aconjunta la respuesta como quieras.

– ¿Dónde está el más guapo, tiíta?

– Menos guasa que esto es mu serio

– ¿Ves por qué no me gustan las matemáticas, tiíta?, si es que no son divertidas, todo es ¡muserio!, ¡muserio!, ¡muserio!, ¿nos vamos de muserío tiíta, y me compras un helado?

– No puede ser, se han llevado al funcionario que creó las filas en el muserío del Prado, al ministerio de trabajo, para que las haga desaparecer. Así que los vendedores de helados están ahora allí. La gente divertida está ahora en la fila del paro, de momento los están volviendo transparentes y dividiéndolos en dos y tres y en cuatro…¡no veas como sale de sonriente el primero de la fila en la tele!. “Y no porque sea ello ansí, sino porque andan entre nosotros siempre una caterva de encantadores que todas nuestras cosas mudan y truecan y les vuelven según su gusto, y según tienen la gana de favorecernos o destruirnos; y así, eso que a ti te parece bacía de barbero, me parece a mí el yelmo de Mambrino, y a otro le parecerá otra cosa.”- vuelvo la cabeza y me doy cuenta que otra vez me he quedado sola.

9 comentarios sobre “…y ahora toca matemáticas”

  1. Yo es que soy mu burro, y no creo que se trate solamente de matemáticas, toda esta palabrería burocrática se me ha hecho siempre más dura de leer que el ensayo más profundo; y lo he leido tres veces, veo la trampa, pero sigo sin entender.
    Para mí que el yelmo de Mambrino es el turbante de un encantador de serpientes.
    Y no comas tantos helados niña, que van al culo.

  2. ¡Que no estás sola vida! Menos las muchachas que nos han dejado, aquí estamos todos y no hace falta que te tomes berrinches porque te hacemos caso y no solo eso sino que lucharemos contra esa caterva de encantadores -coño se me ha colado el Herri- y desfaceremos los entuertos que sea menester y no se hable más.

  3. Como socia de un restaurante mal vamos a ir, advierto te antes, pero Vere & Herri garden, si montamos uno, en la venta nueva y queremos dar unas sopas de ajo, como que vamos a necesitar alguien que nos aporte su trabajo, suponemos que a cambio de una remuneración honesta.
    Necesitaríamos un cocinero, guapo, apunta mi sobrina, y algún camarero ocurrente que sepa contar historias, para que desde muy lejos vengan a escucharlas, esto implica un riesgo mínimo, de 2 sueldos durante 2 meses, pero podemos ahora optar por un cocinero guapo que haga unas sopas ajo, durante 2 horas y un cuenta cuentos es decir abrir solo por la noche, y solo arriesgamos la quinta parte, pero además, si nos empieza a ir bien, podemos tomar otro cocinero o cocinera al gusto que, ya el de mi sobrina esta ocupao, por otras 2 horas, y otro camarero-músico-chelista para que además nos amenice el fondo de las conversaciones, y puestos como nos vaya bien, (esto si que conmigo de socia es un imposible) tomamos otro cocinero con fundamento para los grandes viajantes del medio día, con otro camarero/era con gran desparpajo que eso atrae a los filibusteros con dineros y gusto en gastarlos en comida.
    siendo así las cuentas, me salen que en vez de restar 2 de las listas del paro restamos 6 sin ni siquiera sumar los dos reales, aquí no acaba la cuenta, pues el ventero de enfrente, el de la venta vieja, puede empezar a echar cuentas y llegar a la conclusión de: que manda a dos fijos de a 8 horas a hacer puñetas para abogados laboralistas, e intenta copiarnos nuestro método de trabajo. Si esto hiciera, habríamos restado 12 de las listas del paro y sumado 2 luego el resultado neto sería 10 menos en el paro, si lo hiciéramos por horas netas pagadas el resultado entre las 2 ventas sería de 24 horas netas día en vez de 32 del primer planteamiento luego solo se crea 1 puesto de trabajo en términos anteriores, PERO REsssSTAMOS 10. No entro en si es bueno o malo ni siquiera en términos económicos, ni si debe ser subvencionado o lo contrario, digo que la actual regulación puede encaminar como en las filas del museo del prado en quien tiene poco tiempo para perderlo en ellas a enfilarse por el otro carril par ver la exxxxposición de () lo único que sostengo es la maldad de encarrilar al personal hacia una exposición estadísticamente hablando u otra, con tal de maquillar las cifras, porque toda maldad tiene un propósito morboso debajo, la de rendirte a su inteligoncia y que te abras de piernas, y ¡joder!, yo solo quiero platicar, estoy muy mal de hormonas últimamente contrariamente a lo que piensan algunos no doy abasto a mis amantes.

    Dígaselo también a Vere & Herri garden por si se asocia, lo ponemos de portero y que faza o desenfaza entuertos, que yo mientras tanto me apreto la comida, la bebida y en una subida al novio de mi sobrina.

  4. Yo, como soy de letras, me pierdo en las cosas de los números.
    ¿A qué piso va? -me suelen preguntar.
    Na, vaya usté, que yo mejor me voy andando -respondo pa que no me denuncie mi nula habilidad en esto de los números.
    Vamos que yo, como mis amigos antecedentes, soy más de historias al amor del fuego que eso es para mi contar, poque lo otro sólo se hacerlo hasta ande me llegan los dedos de la mano.
    Les enviaré mi curriculum por si necesitan un catador de aguardientes, que aquellos de las administraciones públicas son mu malos y pue que quieran envenenar los caldos de Chez Anarkasis.

    Salud

  5. Yo me tengo por no encantado (Que puestos a lo peor, igual es el mayor síntoma del máximo encantamiento) y quiero pensar que no soy el único en este país generosamente poblado de acomodados analfabetos encantados funcionales, entonces pregunto:
    ¿Como es posible que tantos millones de necesitados de trabajo, de cultura, de amor, de asistencias de todo tipo, de …uff, un montón de cosas, esten callados y no apretando donde más duele? Sin acritud, eh?
    ¿Como no voy a estar encantado si mi fábricade besotes funciona a las mil maravillas?
    Sírvase usted misma.

  6. los chicos de letras desde luego, ¡que poco galantes sois con las matemáticas!, las chicas siempre preguntamos
    – ¿A qué piso va?, – como diciendo:
    ¿Te has fijado las medias de hilo fino que me he puesto hoy?
    La respuesta correcta podría ser:
    – Si, me he fijado y muy bien.
    pero no debe hacerlo, pensarán que es un descarado, o peor un descarriado.
    pruebe con un:
    – Ni idea, ¿me puede ayudar?
    o,
    – Tengo la costumbre de subir andando, pero hoy voy en ascensor. Dele usted al piso que quiera.
    y desde luego la respuesta correcta para la matemática podría ser
    – La suma de ellos da 78
    Estoy segura que sería el acompañante perfecto para quedarse encerrada en un ascensor, lástima que es esos casos no se pueda elegir el currículum, el cual guardamos para futuras necesidades de catacaldos ardientes, y gran contador de historias de amor al calor del fuego.

    (esto último va a ser un jit)

  7. Desde luego mizo si que sabe que xsisten millones de necesitados de amor, yo porque me resisto a salvarlos pero un día me tiro al ruedo y me hago una cama redonda con todos.
    Voy a guardar el sírvase usted misma pero que muy bien, a la que termine hago copia de seguridad del blog

  8. Pues yo, ni llegar al ascensor, que he estado unos días dando aldabonazos en la puerta sin poder entrar, no sé si será cosa mía o delos malandrines del goog

Los comentarios están cerrados.