una mujer complacida

 

Dánae, Tiziano, 1551-1553  The Wellington Collection, Apsley House, luego de la restauración en 2014

La izquierda, mía, Sacada a traición con el móvil. Centro escaneo del folleto, derecha la que da la web de el Prado

El señor Falomir, nos presenta la Dánae, Danáe, o Danae, perdida de las “Poesías de Tiziano”, FALOMIR; El mismo del San Juan

Nada que alegar, excepto que quizás intenta encajarnos algo, y puede que llamándonos bobas al mismo tiempo,

La primera cuestión a tener en cuenta es: ¿porqué estaba escondida la obra?, Falomir, no tiene razón en pensar que en el 2014, y en el 2013 y en el 2012… estuviera escondida por nada, no hay excusa. ¿No tenemos que pensar, no debemos pensar que quizás esta no sea ya la obra que trincó Wellington,  y ahora nos estén dando gato por liebre aprovechando el hecho histórico?…

La segunda cuestión que no aborda es: ¿Porqué no iba a saber Velázquez, que había y que no había en todo Madrid en temas de arte?, es decir.. ¿Porqué iba a traerle al rey (Felipe IV me parece que era) desde Italia, pagando un dineral,  otra Danae casi idéntica?

Hay varias tesis doctorales sobre las cartas de Tiziano por internet. En una, cita esa Danae  diciendo “obra que usted ya tiene”…, pero con el sentido sutil, posiblemente de la mano del mismísimo Pietro Aretino, (instigador e inspirador de las poesías) por ser de las primeras misivas que envian, es:  que yo te la he enviado… y no he recibido la pasta, colega… Si esto fuera, lo más creíble es que no llegó, no obstante hay otra que no he logrado leer y que citan, donde, junto con otras cosas de María Cristina ¿quiero recordar? le paga la Danae, pero también argumentan, que quedó probado que se envió y perdió….. Hay que aclarar antes de nada, que estos envíos desde Venecia  iban a través de los Alpes y Europa, hasta puertos Castellanos, como Amberes y otros, Algunos pasaron incluso por Inglaterra a transbordar.. y de que el mensajero o transportista, a veces embajadores, no terminaban el recorrido sino que re-encargaban el encargo, luego el tema de llegar y no llegar o perderse en el camino es una probabilidad, que existía entonces, mientras estuvimos con Francia a hostias,   Luego, en otra carta donde ya da una retahila de todo lo enviado y recibido, reclamando pagos de algunas pendientes, la Danae no aparece. Hay varios “malos” inventarios pues son copia del mismo donde aparece una Danae de Tiziano, pero por la ubicación, y otras cosas, dicen que no era posible, que era una mala interpretación de una obra del Corregio, es comos si ese inventario se lo hubieran encargado a la Anarkasis recién salía del instituto público, que no diferenciaba una Danae de una Leda.

Bien además contamos con una cita de Vasari en la Vida de Tiziano

Donde como leerán, no aparece. Estas obras están dichas de propia boca del mismo Tiziano a Vasari, y dice: “que están muy cerca del Rey”, es decir, el mismo Tiziano da esas obras por entregadas efectivamente, si no le da la Danae es que no tiene constancia de que le llegara a Felipe II.

Como leerán, históricamente no queda del todo claro que la Danae de las poesías, que dicen las cartas… alcanzase Madrí, hasta ahorita mismo, que Falomir, junto al Iberdrolo del pechoe que paga, y se deduce en España vía impuesto de sociedades  la restauración de una obra robada al ladrón de José Bonaparte, por Wellington,  y  en propiedad actual en Inglaterra, nos la presentan.

De todos era creído que a  José Bonaparte se le endiñaron  todas las copias que se pudo, La Danae,  posiblemente, una de las  copias  que realizó Rafael Mengs, cuando la cristianización del arte de los reyes españoles, las recluyó en la academia de San Fernando, con peligro de fuego. Pero lo que se presenta actualmente en el Prado, no es una copia de la Danae del Prado, sino una copia de la Danae del Capodimonte.  ¿Tenemos ya alguna razón para estar con el ojo guiñado?. Desde que está este director en el Museo, si.

Aquí ahora, criterios estilísticos:

La Danae del Capodimonte presenta una clarísima acción  o situación Tizianesca un “en train de” que dicen lo gabachos, eso que solo tiene una obra de Tiziano. La chica está “terminada satisfactoriamente” claramente, es decir ha acabado bien, y aún lo siente placenteramente.  Tanto que lo que Falomir dice sensualidad, es sin lugar a dudas pornografía de reyes, de la más hermosa pornografía jamás creada. Y que la Danae del prado reproduce con otro estilo, pero reproduce, su entera satisfacción.

La copia, ésta, no lo reproduce. La Danae da una sensación de no saber si va a empezar el lio, incluso de miedo.., que parece que la vieja dispusiera que aquí se paga antes de entrar,  o de ya ha terminado la cosa, pero hace mucho…, eso, NO ES UNA ESCENA TIZIANESCA, el copista no lo logra en el rostro, a pesar de meterle cuadrícula, si hubiera surgido la obra en el taller, Tiziano no la hubiera dejado salir sin retocarla.

En las imágenes que os dejo no se ve bien, pero “in situ”, si. La chica tiene la nariz griega cosa que odia Tiziano.  Rubens por ejemplo, la ama y casi todas sus obras siempre que puede, la mete. (ojo que no estoy diciendo que la copia sea de Rubens, la chica, la que restauró la obra, se ha encargado bien de que no podamos ya saber nada más.

Por último, la obra de Capodimonte origen de la copia, tiene un “defectillo”. A mi me gusta la frase que transcribe Vasari de Brunelleschi, al encargado que dejó construyendo en la logia de los inocentes, “para una sola cosa mal que hay en la iglesia de San Juan, vas tu y la copias”. La Danae de Capodimonte, tiene la teta izquierda baja, no es un defecto mirado detenidamente, pues logra una sensación de dejadez terminal, así como acentuar el escorzo y la profundidad, pero a primera vista el primerizo dice: “tiene la teta derecha más baja que la izquierda”. Bien, eso, Tiziano no lo permitió en ninguna de las siguientes. Tampoco en la del Prado.

Sin más, pues no me dejaron analizar la obra con un cristal de lupa que me agencié, por ver los trazos si se ayudó de los fondos etc..no me puedo quejar,… tampoco me cobraron la entrada, donde aparecía la efigie de mi querida condesa…que ha convertido el bló en un ¡¡¡efemérides!!!!.

Bueno sí, no me pude aguantar y saqué también la foto

El futuro ha vuelto al pasado, y me está dando un repaso  libros quepaqué

13 comentarios sobre “una mujer complacida”

  1. Todavía no he podido ir a verla y ni siquiera sé si podré ir. Pero siempre me he fiado mucho de sus criterios tizianescos, querida. Desde mi punto de vista, con el don Juan acertó de lleno.
    Efectivamente no parece, no, que la chica esté en trance de hacer nada ni, mucho menos, en trance, sensu stricto.
    No se meta con mi blog que gracias a las efemérides, al menos, puedo mantenerlo abierto.
    Besos a sus amantes, mi querida Anarkasis y cuidado con los Falomir y los Zugaza, que los carga el diablo. Fíjese Vd., con los grandes e insignes historiadores que han pasado por el Prado y solo estos descubren Tizianos a cascoporro. Un ejemplo más de la gran mentira.

  2. ¡¡joé si estoy corrigiendo y ya tengo un comentario….!!!

    de mi querida Freia,
    Mi muy estimada: Dios me libre de meterme con su blog, pero nos da poca caña últimamente, desde que se nos metió en el facegó,.. nos tenía muy bien acostumbrados.
    con mucha música, que nos la podría pasar por el guasa por lo menos un mp3 de vez en cuando pa que dios se lo pague,
    ¿qué coche se ha pillao?, el mio se está cayendo a cachos…

  3. ¡Anda si soy yo! No me ha sacado muy favorecido ¿eh?

    No he olvidado que le prometí un post, con enlace, en prime time.

    A sus pies y a los de la señora condesa.

    1. ¡Hola Carlos!, me doy por satisfecha, tanto como la Danae, solo con que haya vuelto a anotar en el blog,
      Un saludo, La foto es de ese mismo día. Cuando voy por el prado intento buscar una obra que me llame la atención y leerla detenidamente, el greco no fue, pero la sala estaba sin vigilante, y me dije, ésta me la llevo.

  4. La señora en cuestión más que complacida parece mirar al infinito como pensando: “A ver cuándo termina esta lluvia de oro…”, pero carezco de tus conocimientos para apreciar si se trata de un real o falso Tiziano.

    La “salsa” que le debió sacar Fernando VII antes de traspasarle la obra al inglés.

    1. Hola corazón,
      ¡¡Hay que usar la mirada!!, si, juas, y rejuas,
      Tengo también la suerte de tener la mayor colección de Tizianos en el mundo, al alcance de la vista, con un pequeño esfuerzo en la cola del Prado a las 6 de la tarde los puedo ver.
      Lo demás es leer un poquito sobre ello, e hilarlo.
      Pero ocurre que el actual Director ha tomado el Prado, para si y los suyos,…y voy todo el rato con el ojo guiñado y con “la escopeta cargada”.
      Que me abronquen por usar la cámara, me enferma.

  5. Le diré que su anotación me metió las ganas en el cuerpo de trastear un poco por algunos de los archivos digitalizados que tengo fichados para ver qué encontraba. Algo, y curioso aunque breve apareció… Pero menciones a títulos de las obras o a detalles de las mismas, poco. Después me salí del camino, distraído por una referencia que encontré en el mismo lugar donde se mentaba al tal pintor, y me perdí rastreando otros asuntos que no tienen nada que ver con lo que nos ocupa. Es lo que tiene la inconstancia, que parece temer el encuentro con el conocimiento, y disfruta de abrir nuevas puertas cuyo umbral nunca traspasa.

    Salud!

  6. porque se lo demandaban Senior, es así de simple.
    Hacía una obra, y como le quedaban muy bien, (eso es más que obvio respecto de los de su tiempo), le decían: “yo quiero una como esa”, y en algunos casos le imponían el rostro de la chica, “pero me pones a mi churri”, la churri era generalmente una hermosa cortesana veneciana. Para poder abastecer usaba el taller, esbozaba desde los apuntes primeros, los aprendices pintaban, mientras los corregía, y el volvía ya al final a terminarlas y firmarlas.
    Es muy complicado por los trazos averiguar si es un verdadero Tiziano, por que igual lo tocaban 4 o 5 manos del taller, normalmente tienen muchas más capas de pintura, mientras que los tizianos primeros tienen menos capas, sobre todo menos correcciones y arrepentimientos, (Tiziano es portentosamente limpio) y se ven fondos del lienzo primero integrado como parte del color.
    Toda esa explicación hubiera sido necesaria darla,
    pero la tienen en una recámara, es la bala que te dispararán si se te ocurre decir que eso no es un tiziano,
    La restauradora dirá:
    “Yo no aprecié una gran distinción de trazos entre una obra y otra, o es un tiziano o ninguna de las 2 son un tiziano”, y punto, porque he ahí el truco de limpiar las dos obras al mismo tiempo, y el miedo que todos tienen, y que nadie abra la boca, excepto la bocazas de la Anarkasis, que la restauradora te la puede callar, PORQUE SI LA RESTAURADORA NO HA PIAO, O ES VERDAD, O A PIAO, y en ambos casos se volverá SIEMPRE, en tu contra.
    la lógica es aplastante no???? en cualquier caso deberíamos felicitar a la colección Wellington, por su nuevo Tiziano, y los … pongamos ¿200? ¿300 millones de euros? que le acaba de imprimir en un cheque el banco museo del Prado.

Los comentarios están cerrados.