Archivo de la etiqueta: Giacomo Grosso

Il supremo convegno

En la 1º Vienal de Venecia  celebrada en 1985, el pintor Giacomo Grosso, presentó una obra: Il supremo convegno

 

El 10 de abril, la obra llegó a Venecia, mientras las obras de adecuación se terminaban. Cuando se desenvolvió la obra, los que la vieron se quedaron sorprendidos. En ella se representaba el interior de una iglesia, donde cinco mujeres desnudas en poses lascivas, estaban colocadas alrededor, y encima del ataúd abierto de, se supone,   Don Giovanni (el de Mozart, apunto ) ya tieso,  no por la lujuria, sino por la muerte. Apuntan que la tela pintada en el cuadro que cubre el féretro,  es la misma que se usó para las exequias del pintor.
La noticia de la lasciva  pintura, se extendió como la pólvora sin haberse inaugurado la exposición, y fue condenada por el que sería luego Papa Pío X. “Hay un rumor en la ciudad, de que entre las obras de arte que se exhiben, hay una que ofende la modestia, y rezo para que no se muestre” .
El alcalde de Venecia  solicitó la intervención de una comisión que juzgase la imagen y, los expertos respondieron: “La pintura del Sr. Grosso representa violentamente un vínculo estrecho y con temor entre la lujuria y la muerte, de modo que el espectador se conmueve  horrorizado por la desnudez ostentada.  No, la pintura no atenta contra la moralidad pública “

giacomo-grosso-Il-supremo-convegno-fotografia-2

En la apertura de la exposición, Il Supremo Convegno fue exhibido, pero en una habitación aparte como escondida. La noticia, corrió,  y el público acudió en masa para ver precisamente ese lienzo. El resultado fue, que al final de la Exposición, Grosso ganó  el premio popular de  1000 libras y un aumento en su fama. La pintura fue inmediatamente comprada por 15,000 libras por la Venice Art Company, una compañía estadounidense que tenía la intención del levar a “la Convención Suprema” de gira por los Estados Unidos , donde ya la noticia del escándalo  había llegado.

Antes de  la 1ª exhibición americana, el pabellón que lo albergaba se incendió, y solo quedaron las cenizas de la obra . Hay quien dice, que la pintura nunca llegó a América, porque fue destruida por un incendio que estalló en el barco que la transportaba. Y hay quien vio la mano negra de los “illuminati”. La  cuestión es que solo quedan las antiguas fotografías del Supremo Convegno.