prejuicios en el arte

Una bombilla de las de siempre de 60 watios da 730 lumens, una lampara alógena de 1000 watios da unos 22.000 lumens. La potencia luminosa a la que el ojo humano es sensible se mide en lumen, lumen/m2 =lux; mediodia en verano 100.000 lux, mediodía en invierno 20.ooo lux, una oficina bien iluminada lo está entre 400 y 800 lux, tendremos que concluir que un flax de una cámara fotográfica da menos de 20.000 lux, la luz de un día de invierno, y, seguramente es inferior a los 1000 lux un pelín por encima de el máximo de una oficina extraordinariamente iluminada.
Si tomamos como referencia la luz emitida por el flax de una cámara fotográfica mantenida en una décima de segundo, 50 japoneses tirando fotos como locos todos a la vez tienen una décima parte de lux mantenida durante un minuto que la luz natural en invierno. Estamos suponiendo que inmediatamente entra otro grupo de japoneses y se lanza a tirar fotos en esa misma habitación y así durante toda la mañana,…., matemáticamente se habrá generado e incidido sobre los objetos un cienavo de lux, que la luz natural del día, y podríamos asegurar estadísticamente que jamás se ha superado.
Ñores, ñoras y ñoritos, el efecto retardo o recuerdo, MOLESTO, que produce la luz de un flax, flaxh, flahs, (o como leche se escriba), sobre nuestro ojo, es indiferente sobre los demás materiales que no tienen ojos que les moleste. Puedes realizar una medición con un osciloscopio y una célula fotovoltaica. Mide la intensidad de un flas en una cámara oscura, y,  a la luz del dia, luego haces incidir el flas con luz del dia, verás que no oscila a mas de un metro de la célula,
El flas de las cámaras fotográficas no daña el arte, El desconocimiento sí.

Los responsables de nuestro bienestar nos ponen un cartel en los museos “no flax”, y en los institutos otros que dicen: “póntelo, pónselo”, donde deberian decir: “pontelo siempre en la poya, ponselo siempre en la poya”

Me gusta este blog porque es de los de “no flax” de yotuves ni ñangarangas musicales microseros,
a pelo, a los de antes >>

7 comentarios sobre “prejuicios en el arte”

  1. no Vailima, la falta es intencionada, para este concreto caso, el cartel debería ir con 4 faltas de ortografía
    (aunque no dudes en corregirme, las meto tan gordas que vergüenza me da)

  2. Tendré que cambiarme a eso de “Ex Oriente lumen/m2”; o eso, o cierro mi taller eléctrico
    y me voy allá donde todavía se hable a los manes y no a los angelicos de la guarda.
    Salud

  3. como cierres el chiringuito de internet te perseguiré hasta en tus sueños
    ¡ya está bien!, los crios abriendo blogs sin parar llenándolos de chorradas y
    y ¿nosotros cerrando?
    que no,
    que no te dejo,
    vés?,
    hasta el jafa no ha aguantado la presión, yastá de vuelta

  4. Así es señor Anarkasis, pero témome que si ya de mucho antes no se podía penetrar en los sanctasanctorum del arte cámara en ristre, en estos tiempos, los copiraigts mandan más que nunca. Aunque hay algunos listillos que dicen que no es por los lumen sino por el calor. Benditos sean.
    Otro problema es el de los materiales empleados en la obra artística, cualquier día muere una troupe de japoneses aplastados por el derrumbamiento de una obra de Barceló, o le cae a la guía un plato de su amigo americano.

  5. pues esos no tienen tanto peligro, Lo que ya va siendo arriesgado, desde que el teatro empezó a acercase al arte y este al teatro, que te montan un “perfomances”, y si vas sin chubasquero te cuesta un riñon la tintoreria, y que no te vayas con un chichón, o un cardenal en la espinilla….

Los comentarios están cerrados.