La cama de Polícleto

Pues no se que es “la cama de Polícleto”, pero, si está encamao debe estar tumbao, Así que me da, que se trata de un desnudo entendido, tendido. Vamos que el Vasari nos andaba con que “hay ropa tendida” en tiempos de contrarreforma.
Yo me la juego a que se trataba de “el hermafrodito” una de las copias romanas, y más posiblemente el que está actualmente en Uffici. ¿Y quién andaba con aquesta cosa?, pues, coleccionaba estas cochinadas ni más ni menos que Ghiberti, justo al final de la vida viene relatado, para el que no se la quiera leer entera, ¡tres años hecha una ostra, a frase traducida por semana!, ,y  va, justo al final de la vida, y me entero que este tío no era un aburrido, que hacía santísimas puertas, puertas divinas, puertas del paraíso y tal y tal, para luego poder comprarse estos lujos, y esos torsos, ejem, ejem, ejem…. De resaltar que la vida la escribió después de la de Brunelleschi, y que sospeché desde entonces que así fue. Si hubiera entrado a su lectura pormenorizada, me hubiera dado cuenta que además lo escribe. Resalto que aún perdura por lo menos en Italia, el quién era mejor. En la wikitaly tienen reseñado el concurso de las puertas, (nada que no esté en esta vida), con su veneno y sus envidias. Yo recomiendo que repasen a Brunelleschi, y que aprecien la nota de que en la edición siguiente la Giuntina, mutila el discurso, ¿excesivo?, no de no, posiblemente fue apuntalado por el mismo Miguel Ángel, el mismo que le alaba en esta obra, ¿porqué no el mismo que le defenestra en la otra?. El discurso es fiel reflejo de dos ramas masónicas enfrentadas en Florencia. ¡Ah! ,y, aprecien como nos come el coco con el puto concurso de los cojones, y saboreen como entrelaza estas dos vidas, y como logró que chorrearan ríos de tinta luego del pasar de los tiempos. En estos, ya ven, 4 lineas, un culo al aire, y punto.


5 comentarios sobre “La cama de Polícleto”

  1. Rita para usted,
    Ejercía demasiado cerca de Ashford, en el condado de Kent, donde está esa colección, en el Instituto Warburg, como para no ligarle a ella y a la “iconografía” de las colecciones privadas, bienpagá fue usted Erwin, siento que no pueda defenderse desde su tumba, pero su buen gusto, ¿no le rechina en atribuirle ni lejanamente a policleto ese relieve?, ¿necesitaba mentar como “influencia” de Tizano para encarecerlo?, espero que esté en estos momentos revolviéndose en su tumba.

  2. ¡Ay, mi querida Anarkasis! Qué gusto aprender historia del arte con Vd. Le aseguro que el Vasari que yo leí con 20 años era bastante más aburrido que el traducido por Vd. Para mí era un texto obligatorio y tíos y tíos desfilando uno detrás del otro, sin que me dijeran nada. Menos mal que Vd. analiza y discurre de otra forma.
    No sabría yo decirle qué culo me gusta más, si éste o el del Prado. Ayúdeme mi querida amiga, que las hormonas ya me van fallando.
    Abrazos enormes que me voy al tálamo del tal Polícleto. No guarde Vd. el champán ni se me lo beba, que la conozco.

  3. Dicen que en alguno de estos se inspiró Velazquez para su Venus espejera. Puede ser, y para un profano como servidor que lo uno le recuerda a lo otro, aunque no sabe hasta donde llegaría intencionalidad del menino,si que resulta curioso leer que en la época renancentista de lo que gustaban los coleccionistas-artistas era de poner cama a muchos de estos individuos que en origen estaban tirados a la buena de dios.

    Salud

  4. pues… no está mal el bronce del prado, yo suelo darle la vuelta completa, el único problema, es: que se trata de la sala más vigilida de todo el museo. Aún no he logrado enfocarle la cámara, con que para ponerle la mano encima,… pero ya caerá. El de uffici aún recuerdo de entonces que, lo vi muy de largo, estaba en una sala pequeña con una cinta en la puerta y no dejaban entrar dentro, se veía desde el pasillo, pero parecía muy agradable (el del louvre es realmente bueno)
    y anda que… acabo de acordarme que tengo aún las botellas en el maletero ¡bueno!

    Charles, he oído muchas cosas de la “venus” de Velázquez, en el mismo prado escuché a un guía sobre esta obra, http://www.historia-del-arte-erotico.com/rom_esc_03/Romano_II_d_c.jpg
    (que ciertamente se trajo él a la colección de rey, y que ahora mismo la están restaurando), que es un ejercicio en negativo de ella, usease dándole la vuelta, me parece rocambolesco, no le voy a hacer la pelota es que sinceramente me parece lo más probable y de sentido común lo que usted apunta. Y, si señor, el gusto por el coleccionísmo de arte antiguo está perfectamente plasmado tanto en Brunelleschi, de quien dice que se pasó años desenterrando piezas en Roma, a Ghiberti el cual gastó su fortuna en piezas traídas de la misma Grecia.

Los comentarios están cerrados.