de Roma romería

Dicen que quien va a roma y tira una moneda a la fontana de Trevi, vuelve, así que yo no la tiré, la sumé a unas cuantas más y me las gasté en un helado, y no es que me decepcionara Roma, más bien lo hicieron los Romanos.

Galería Doria no hay hostias a sacar una foto, ¡¡realmente desagradables!!, tras sacar esta a la entrada, me dijeron que “no fotos” en correcto italiano, me guardé la cámara y lo intenté en un impas general, pero inmediatamente apareció un segurata que haciendo su trabajo de subnormal me dejó claro que me estaba viendo por las cámaras, y que iba a ser contundente la próxima vez. La galería Borghese la colección privada más importante, un poco más distendida pero no lo suficiente, Paulina la  napoleona, El palacio Barberini, un poco más relajado, pero no lo suficiente como para enfocar correctamente, te puedes robar alguna imagen, Zuccaro, pero también está prohibido, en el palacio corsini un Murillo de los mejores que he visto, ¡¡lástima de foto!! y lo intenté 4 veces pero tampoco dejan ni están colgados correctamente. Más fácil en el palacio de Venecia, un Giulio Carpione, los vigilantes son casi todos voluntarios, (curiosa figura), y pasan de llamarte la atención más bien se retiran, me traje de allí unas cuantas vírgenes de la leche espectaculares y algún otro que ya iré subiendo

Los museos públicos si dejan, Venus capitolina, púdica en enseñar como todos los museos capitolinos pobres pedagogicamente hablando, es decir no se gastan en  una tira de papel  como reseña, para explicarte la obra, encuadrarla, ni fecharla.

El museo moderno de roma, Giacometti, para llevarme la contraria,  me resultaó extremadamente agradable en todos los términos, y el pan con pan del restaurante de lo mejor, y a buen precio. En contrapartida  El museo nacional Etrusco en la villa Giulia, sin haberlos visto todos, casi puedo aseverar que es el museo más aburrido del mundo, ejemplo de como tener, muy de largo, la mejor colección del mundo de cerámica antigua y saber enseñarla, aunque estatal no dejan fotos. Me pillaron cuando intentaba la foto de las referencias, de ambas n1, n2, En el museo Romano, Scopas, dicen ellos, pero no pude compararle con el ares Ludovisi, el de Lisipo, porque me equivoqué y me metí en las termas de Diocleciano, Marte siendo engañado por una romana, el museo al que quería ir está enfrente, también me perdí el boxer y otras cuantas obras muy importante. En las termas, no hay arte, bueno miento hay mucho pero todo chatarrilla comparado con lo del otro museo. Allí destaca la epigrafía, para Charles igual una delícia.

Los museos Vaticanos. Roma tiene mucho arte pero todo lo mejor se lo apropiaron los papas y compañía, una larga galería con habitaciones abiertas pero cerradas al paso, ver obras a 10 metros…, otras cerradas por reforma, si Winckelmann, hubiera entrado a mi lado, se hubiera suicidado allí mismo,  dejan fotos, excepto en la capella Sixtina, pero con tal gentío que…  yo entré en lunes y a las 2  de la tarde premeditadamente. Pero una procesión en la que no podías pararte a ver una obra, a Rafael   si me dejaron verle tranquilamente.

Puedo seguir dándoles envidia de cosas de Roma, o pueden dármela a mi de lo que me dejé sin ver, Me traje a rastras, algunas ideas que puede que anote por el blog. Por ejemplo, me encontré a bocajarro con Tiziano. Yo no iba a ver tizianos a Roma pero me hinché. Algunos son verdaderos, pero las mayoría, malas copias, algunas ni del taller. En la galería Doria tres falsos fijo, y de uno muy a lo alto no me atrevo, Así que a la salida bien en alto les pregunté que si alguno de los euros que les entregué por las entradas eran falsos,  entonces, ¿porqué me enseñaban tizianos falsos?. Un guía que arrastraba con un paraguas en alto a veintitantos japos, en un correcto español porteño, me dijo que estaba siendo muy descortés. – para descorteses- le dije- los vigilantes, que como saque la cámara algún japo igual te lo bajan con un ojo morado.- Puedo seguir señalándoles Tizianos falsos: En la barberini te intentan colar un venus y Adonis que ni de broma, en la corsini un felipe II…

2 comentarios sobre “de Roma romería”

  1. Dicen que si la moneda la tira a la saca, usted podrá volver, o ir, a donde quiera. Lo del helado, tampoco es mala opción; y si después se acercó a alguna tartoria de las del Trastevere, pues mejor. Yo recuerdo la de Da Meo Patacca como algo para no olvidar, lo que no me alcanza es a saber si era por su cocina, por el atrezzo, o por el hecho de estar no sólo fuera de mi Mordor personal, si no además en Roma.

    ¿Comió algo o en algún lugar digno de ser recordado por quienes vayas tras de usted? ¿sigue tan caro el vermú?, ¿atacó al zampetti, las trippa o los saltimbocca? ¿había macarrones?

    Me alegra saber que disfrutó, que además se encontró como en casa con esos seguratas prohibiéndole hacer fotos, y que aunque sea por el “qué dirán” usted asoma por su cuaderno siquiera una vez al mes.

    Mucha salud y recuerdos para todos.

  2. bueno como íbamos en familia misss amantes, mis sobrinas, y yo misss mamente, tocó dictadura de la democracia, ya mismo pasta-pa-tos de todos los tamaños y variedades y con todos los aliños posibles supongo ya, que yo llamo pan con pan, con pizza. En “el café de los artistas” que cito más arriba, en el mismo museo moderno, estaba todo finofino, y lo que veía pasar seguramente tanto o más y bien de precio. Pero mire usted, que lo que más me impresionó, culinariamente hablando, fue la mortadela, desayunábamos en el apartamento, comprábamos en una tienda cercana, y me atracaba todos los días..-¡¡ “comme benne los bambini” !!- ¡¡los bambini, si!!, juas, y rejuas…, En el trastevere comimos un par de veces, una para la farnesina y otra para la galería corsini, questá enfrentico una de la otra, bien informá que iba una, las salsas por aquella zona son más de la madrona, osea a la suya maniera, más especiadas y más crudas las pastas, probé una trippa entre chorizo y morcilla pero casi recién hecha algo así como el picadillo de por aquí, parecido a unas que en la mancha las llaman extremeñas, y me resultó fuerte pero agradable.
    La bebida imposible, el vermut no lo encontré de grifo, a 6 euros sentá, una litrona en españa entre 1,5 y 2 en el chino, allí EL MEDIO LITRO 2,5, a 3, más cara que en parís. Un expresso de pie, entre 1 y 1,3 pero te haces 4 con uno de aquí de madrid a 1,20, PERO ES LA ÚNICA MANERA DE QUE TE DEN INFORMACIÓN CORRECTA, como solicites información en la calle, te mandan en dirección contraria.
    Pero a pesar de muchos defraudes, no defrauda en general, toda una ciudad.

Los comentarios están cerrados.