Archivo de la etiqueta: vértigo

que no quieres relaxin? pos toma 2 cup, y en Portugal

Ya volviendo del museo de arte antiguo de Lisboa, curiosa pero precisa denominación para un museo,  decidimos enrutarnos como pastores hacia Belén, El jepeese  me indicaba que para la izquierda yo intuía por el mapa, no uso generalmente gps, me lo prestó mi cuñado, que era, para la derecha. Pero que si dudas para acá, que si dudas para allá, que me encuentro subiendo una cuesta sin retorno hacia el puente 25 de Abril.

El gps toma la señal correcta o carga bien la pila o lo que sea, y empieza a decir con voz melosa: “Gire en dirección contraria en la próxima salida”, “gire en dirección contraria en la próxima salida”, “Gire en dirección contraria en la próxima salida”, “Gire en dirección contraria en la próxima salida”, nada más me hubiera gustado hacer, pero no existe salida alguna, solo entrada hacia el puente, el puente al Hades, y yo ya estaba en el puente.

Se me agarrotaron las manos, más parecían garras al volante, sin respiración, o mejor dicho, esta empezó a entrecortarse, a largarse, a desaparecer, la espalda tiesa como un palo, el cuello  como el de un luchador de grecorromana, tenso, que las venas parecían querer irse hacia el Tajo, lugar donde no querían mirar mis ojos. Sudor frío, chorreando, las manos ya mojaban el volante, creía que empezaría a tener espasmos, ligero mareo al mover los ojos, la cabeza no. Los acompañantes empiezan a notar algo raro en mi. Alguien da unas voces, gritos quizás, la amenaza de un manotazo y silencio total,

– Se parece al de San Francisco. ¡eh?

– ¡¡Quete caAAAyes!!

La sensación de angustia y agobio era, como un ahogo con punzada de infarto, sofoco y opresión al mismo tiempo….

Calculo más de 50 metros, o la altura de un 8º bien sobrepasada, pero la sensación en ese puente mientras yo conducía, es de una angustiosa ansiedad de salir de allí. Tres carriles.  Si me pongo a la derecha aumenta la sensación y  tengo que parar el coche, si me pongo a la izquierda, voy parando la circulación, así que sin remedio y  muy a  mi pesar a 50 o 60 por el carril de enmedio atravesé el puente del infierno, cosa que no me paso por el Vasco de Gama.

“Gire en dirección contraria en la próxima salida”, “gire en dirección contraria en la próxima salida”, “Gire en dirección contraria en la próxima salida”, “Gire en dirección contraria en la próxima salida”

Paro el coche en la “próxima” salida, logro soltar tirando con los hombros las manos del volante y empiezo a dejar entrar y salir el aire ……

Opciones: Ahora era justo lo que menos quería hacer, volver por donde vine. La opción de ir a buscar el puente  Vasco de Gama, era de más de 70 kilómetros sobre un mapa, si lo hago, si lo hubiera hecho, algo me hubiera quitado la poca autoridad y autoestima que me queda.

Di la moneda a Caronte y me dispuse de nuevo a atravesar el infierno. Curioso que Dante no mencionara que te cobran solo en una dirección, no se lo diría Virgílio, ni a este Homero, ni me dijo nada el caronte de la taquilla. De verme la cara, ya sacaría la situación por la que iba a pasar. Levantó la barrera, y allá que me fuí….dando tirones, sin ninguna gana de acelerar, lo cual debería ser la acción más correcta,… Pero algo no me dejaba, y me agarrotaba , me sofocaba, me apretaba, me angustiaba…. de nuevo el aire se volvió espeso, de nuevo algo hacía que me licuara por todo el cuerpo. Frio, calor, frio, friooooo, subo la ventanilla, …Silencio en el cubículo. Los energúmenos de mis sobrinas ya eran conscientes de que era una situación arto dificultosa y que podía acarrear daños colaterales a la postre y en la comida.

“Tome la próxima salida a  3.800 metros.”

Solo un tabletear del puente al paso de las ruedas del vehículo, largo y muy sostenido. Como Ulises, miraba de reojo el mar de muertes al que no quería ir, aún. Y torné al fin a la vida.

Y no me acordé de mi madre, ni de mi padre, ni del ingeniero que lo construyó,…, que no, que no.  Yo me acordé de Jafatrón, Si. Y me dije, esto lo cuenta Jafa, y se descojona medio interné. Así era de bueno.