Archivo de la etiqueta: Tizianos

una mujer complacida

 

Dánae, Tiziano, 1551-1553  The Wellington Collection, Apsley House, luego de la restauración en 2014

La izquierda, mía, Sacada a traición con el móvil. Centro escaneo del folleto, derecha la que da la web de el Prado

El señor Falomir, nos presenta la Dánae, Danáe, o Danae, perdida de las “Poesías de Tiziano”, FALOMIR; El mismo del San Juan

Seguir leyendo una mujer complacida

de Roma romería

Dicen que quien va a roma y tira una moneda a la fontana de Trevi, vuelve, así que yo no la tiré, la sumé a unas cuantas más y me las gasté en un helado, y no es que me decepcionara Roma, más bien lo hicieron los Romanos.

Galería Doria no hay hostias a sacar una foto, ¡¡realmente desagradables!!, tras sacar esta a la entrada, me dijeron que “no fotos” en correcto italiano, me guardé la cámara y lo intenté en un impas general, pero inmediatamente apareció un segurata que haciendo su trabajo de subnormal me dejó claro que me estaba viendo por las cámaras, y que iba a ser contundente la próxima vez. La galería Borghese la colección privada más importante, un poco más distendida pero no lo suficiente, Paulina la  napoleona, El palacio Barberini, un poco más relajado, pero no lo suficiente como para enfocar correctamente, te puedes robar alguna imagen, Zuccaro, pero también está prohibido, en el palacio corsini un Murillo de los mejores que he visto, ¡¡lástima de foto!! y lo intenté 4 veces pero tampoco dejan ni están colgados correctamente. Más fácil en el palacio de Venecia, un Giulio Carpione, los vigilantes son casi todos voluntarios, (curiosa figura), y pasan de llamarte la atención más bien se retiran, me traje de allí unas cuantas vírgenes de la leche espectaculares y algún otro que ya iré subiendo

Los museos públicos si dejan, Venus capitolina, púdica en enseñar como todos los museos capitolinos pobres pedagogicamente hablando, es decir no se gastan en  una tira de papel  como reseña, para explicarte la obra, encuadrarla, ni fecharla.

El museo moderno de roma, Giacometti, para llevarme la contraria,  me resultaó extremadamente agradable en todos los términos, y el pan con pan del restaurante de lo mejor, y a buen precio. En contrapartida  El museo nacional Etrusco en la villa Giulia, sin haberlos visto todos, casi puedo aseverar que es el museo más aburrido del mundo, ejemplo de como tener, muy de largo, la mejor colección del mundo de cerámica antigua y saber enseñarla, aunque estatal no dejan fotos. Me pillaron cuando intentaba la foto de las referencias, de ambas n1, n2, En el museo Romano, Scopas, dicen ellos, pero no pude compararle con el ares Ludovisi, el de Lisipo, porque me equivoqué y me metí en las termas de Diocleciano, Marte siendo engañado por una romana, el museo al que quería ir está enfrente, también me perdí el boxer y otras cuantas obras muy importante. En las termas, no hay arte, bueno miento hay mucho pero todo chatarrilla comparado con lo del otro museo. Allí destaca la epigrafía, para Charles igual una delícia.

Los museos Vaticanos. Roma tiene mucho arte pero todo lo mejor se lo apropiaron los papas y compañía, una larga galería con habitaciones abiertas pero cerradas al paso, ver obras a 10 metros…, otras cerradas por reforma, si Winckelmann, hubiera entrado a mi lado, se hubiera suicidado allí mismo,  dejan fotos, excepto en la capella Sixtina, pero con tal gentío que…  yo entré en lunes y a las 2  de la tarde premeditadamente. Pero una procesión en la que no podías pararte a ver una obra, a Rafael   si me dejaron verle tranquilamente.

Puedo seguir dándoles envidia de cosas de Roma, o pueden dármela a mi de lo que me dejé sin ver, Me traje a rastras, algunas ideas que puede que anote por el blog. Por ejemplo, me encontré a bocajarro con Tiziano. Yo no iba a ver tizianos a Roma pero me hinché. Algunos son verdaderos, pero las mayoría, malas copias, algunas ni del taller. En la galería Doria tres falsos fijo, y de uno muy a lo alto no me atrevo, Así que a la salida bien en alto les pregunté que si alguno de los euros que les entregué por las entradas eran falsos,  entonces, ¿porqué me enseñaban tizianos falsos?. Un guía que arrastraba con un paraguas en alto a veintitantos japos, en un correcto español porteño, me dijo que estaba siendo muy descortés. – para descorteses- le dije- los vigilantes, que como saque la cámara algún japo igual te lo bajan con un ojo morado.- Puedo seguir señalándoles Tizianos falsos: En la barberini te intentan colar un venus y Adonis que ni de broma, en la corsini un felipe II…