Archivo de la etiqueta: retorno

en torno a Turner

.., fin de semana maldito en que amanece con Júpiter tronando inhiesto y molesto con la matrona Juno, tal que un cuadro de tarner, -“….Iniesta la lleva y la introduce en el hueco. yyyyyy Gooooolllll”- ¡No logro sacarle el erotismo a esto!

es digo a mis amantes – Ahí os quedáis preparando el partido que me voy al museo a pastar a ver si ligo algo.

Carnet multiteconozco caducao, ENTRADA GENERAL 10 EUROS.

-Corazón, ¿cuando fué lo de la subida de taquilla?….-…..Ehhh…- ¿Te han subido a tí el sueldo tesoro?- Pues no precisamente, mireusté, (yo la miro) – Pues entonces, si me hace el favor, de mi parte le dice al director del Prado que le dé recuerdos a su madre, que me acuerdo mucho de ella. Por favor no se olvide.

Mientras espero mi turno para ver a Turner, ayudo a contar los pajaricos del jardín de las delicias, constato que la tabla central del carro de heno fenómeno de una estructura parecida ha regresado, y me acuerdo que alguien debería haber salido ya con la cara lavada. y, sorpresa, allí está con la cara lavada y recien pintá, que guapa está, ¿que guapa está?. No siempre un cuadro que se somete a limpieza mejora, peor aún puede empeorar, por eso la gioconda que lo necesita más que nadie, a este, no se atreven a tocarle, Con el renacimiento se reaprende lo que hacían los romanos quince siglos más patrás y los leídos de finales del XV y principios del XVI, intentaban terminar los cuadros dando sombras con el barniz, es decir mezclaban el barniz con la propia pintura dándola capa a capa, además de proporcionarle protección y brillo obtenían profundidad. Esta manía generalizada se abandona casi totalmente antes del 1530, Tiziano por ejemplo barniza los cuadros y punto. (Seguramente cualquier restaurador del prado me llevará la contraria, y dirá – No siempre) Pero estos, anteriores digamos, a corriente del davinchi, resultan terriblemente complicados de limpiar.

No he logrado traerme una buena imagen de la obra restaurada, pues ni de enfocar me dejaron, pero esta foto la hice a la vista y con descaro. – Oiga, no se puede hacer fotos- ¡clic!- ¡Que no se puede hacer fotos le he dicho!. – ¡Y me echó mano a la cámara!, yo me eché mano a los bajos y le dije – Llame al director y se pone a su lado que le voy a sacar una con esta otra cámara ¡cooño!,…..

Se habrán dado cuenta que el post lo empecé a escribir hacer mucho, y que si no fuera por no dejar vacío el mes de Julio, desjuliao se quedaba el blog, tanto tiempo pasó, que tiempo ha que revisé el renacimiento, y a la cuellilarga Tornabuoni del thyssen, que parece que le han soplado un poquito en el cuello y se ha quedao pasmaica. Hay más cuellilargas, gustos vampíricos que vuelven, aunque pocas para cobrar otros tantos 10 eurazos . No me gustó nada soltar los diez euros. Pero fíjate tu, que sin quedar ni bien ni mal la que montan por limpiarle un poco la cara a un cuadro, mientras en donde los pastores, le limpian la cara casi seguro a Lucrezia de Baccio Del Fede, la mujer de Andrea del Sarto, que quedó horrorosa a mi juicio, y ni una mala nota…
Les dejo mi restauración a los tampones de la imagen que ofrece, aún El Prado, antes de la restauración, ver y guardar la prueba del crimen con una gran profundidad que no se encuentra en el restaurado, a quien ya casi no reconozco ¡tan joven salió de las bambalinas!, y que aún insiste la casa de los pastores, en un “Retrato de mujer anónima…”, ¿paqué montar historias si aquí en el prao vamo-sobrao? estátodicho – Quite yá, que vaser que solo una pué montar historias, la directora en la sombra.

Si tuviera caracter y poder de convocatoria en vez de sueños sexuales en pelota picá, les propondría una quedada cámara en mano en la casa los pastores, pa chorrearla a clics

toma ¡clic!,

y otro ¡clic!,

y otro ¡clic!, y mientras sueño malages ya nos leeremos por AgostÓ.