Archivo de la etiqueta: Petrarca

decíamos por decía: es cuestión de estilo

e aquí, que esta última entrada sobre las vidas de Vasari es quizás una de sus pifias mayores. Por lo general en las muertes siempre inventa sucesos o añade cosas benévolamente, a veces, las menos con maldad. En la vida de Simone Martini, Vasari no atina una. No se crean que lo mejora en la edición Giuntina en la que agrega ya abiertamente a Lippo Memmi como su hermano en el titular, pero quizás el mayor escarnio histórico esté en transmitirnos la creencia de que la spanish chapel, la pintó Simone Martini en vez de Andrea de Bonaiuto el Fiorentino, pero Cavalcaselle, hombre justo, con los Florentinos, Giovan Batista Cavalcaselle el renovador de la historia el arte con su New History of Painting in Italy, en el fondo se trata de una aproximación a una edición crítica de las vidas de Vasari, que luego intentará, quien quiera sacarle punta, ese es el lugar, y justamente, apostilla recibo de pago tras recibo de pago rebuscado en sacristía tras sacristía, los fallos en las atribuciones de obras por Vasari. Justamente como hombre justo que es, nos postula que es necesario aplicar como orden principal en cualquier clasificación el estilo, esta es una manera justa de hacer las cosas y un principio fundamental para la historia del arte hoy en día, pero no sería justo, olvidarnos de qué le llevo a Vasari en su propia ciudad en una de las propias iglesias en las que rezaba (si lo hacía), al menos atendería relativamente formal a los oficios, es decir conociendo más que de primera mano esas pinturas que tendría que estudiar profundamente, casi seguro, a equivocarnos. Yo entiendo que era una tradición, Petrarca era de Arezzo, Vasari era de Arezzo, podemos suponerlo aprendiendo el maldito latín con Petrarca, y siendo poeta de moda recitarle a sus…, siendo esto así que pudiera ser,….. ¿cómo resistirse a encontrarlo en alguna pintura? y dejarlo reflejado, y sobre todo señalar por fin a su esquiva amada Laura.

¡Esa era!, la del vestido verde, y ese, Petrarca (el alpinista) mirándola.

Pedazo de broma que nos gastó Vasari, ¡300 años tomándole el pelo a los turistas!, menos mal que un hombre justo entre otros nos quitó el velo, desvelándonos el estilo escondido del Fiorentino, y no sería justo, justificar con mezclas de estilos como postula Vasari, estas mezclas de estilos que no todos conocemos, que con mano izquierda llevaban a dejar pintar a un gremio de una ciudad en el gremio de otra. Un pintor sienés no siempre se colaba en otra ciudad y para hacerlo debía inscribirse como tal en la ciudad de acogida, si era muy joven incluso tenía que examinarse además de pagar impuestos, algo parecido actualmente a convalidar un título, puede que, para poca cosa no interesaba, tomaba el contrato a nombre de otro de esa ciudad, muchas otras veces se tenían ciertas especialidades gremiales, y se llamaba a tal para que hiciese esto o eso, Simone era bueno para las caras “bel-las”, se puede apreciar en sus vírgenes y ángeles, podría haber trabajado esa representación popular del poder en Florencia en aquellos entonces sin haber firmado nada, (para eso estaba el Fiorentino), y que la tradición popular le arrastrase su autoría hasta los tiempos de Vasari. Puede que Vasari no mintiese tanto y solo se equivocase con algo de interés. Pero eso no sería justo decirlo y menos escribirlo. Es cuestión de estilo, y se lleva despellejar a Vasari, pero los “recibos”, pruebas irrefutables de los corresacristias, deben ser pruebas irrefutables en una combinación de estilos, porque no sería justo postular lo contrario.