Archivo de la etiqueta: guines-art

el escaparate mejor de todos los tiempos

…mientras no se muestre algo que lo supere. Los zapateros

Para poder recibir ese premio tiene que cumplir los siguientes requisitos:

Tiene que vender un producto, generalmente ropa.

Esta ropa tiene que estar representada en todas sus gamas de la más cara a la más barata, y con todos los colores posibles, de tal manera que el espectador llegue perfectamente a verse en el maniquí, tal como le quedaría a él.

Los maniquís deben guardar las proporciones naturales y en todo lo posible representar fielmente la edad física para soportar en consecuencia la ropa.

El producto debe de estar plegado en el mayor número de formas posibles, y por ello, los maniquís deben estar en el mayor número de posiciones y variaciones posibles, una manga para arriba, otra para abajo otra recogida, una pierna estirada…

No importa como queden de apretados, dentro de una estética no aberrante, el espacio debe de estar rellenado en lo máximo posible con el producto sujetado en los maniquíes.

Y por fin, salvando todos los demás puntos, será mejor el que menos parezca un escaparate y logre transfigurarse engañándonos.

Y, posiblemente, y hasta que no se demuestre lo contrario, el escaparate que cumple todas las características de este premio es: El tempranísimo descendimiento de Roger Van der Weyden, hacia el 1435. Donde el último de los requisitos lo sigue cumpliendo a la perfección. Ya, que, los profesores de secundaria siguen explicándolo como “un cuadro singular en el arte sacro. Donde las diagonales y tal y tal “..¡no caben dentro coño!, ¡NO CABEN, ¿NO LO VEN?!, y los pone de manera que a pesar de ello, se vean. De ahí lo retorcido de la escena, 10 maniquís casi de tamano real en un espacio de 2,60 metros, toda una lección de composición escaparatista. Los cuadros con largos mantos, y ropas expositivas, son escaparates, y catálogos, en tiempos donde las mozas pudientes de compras caras, tuvieran de donde elegir. Poco espacio podían recorrer en toda Europa, o sea de su casa a la Iglesia y poco más, es decir: el mejor sitio donde poner un escaparate era, las mismas iglesias. Muchos de los cuadros eran sufragados por los gremios de comerciantes y sobre todo, los gremios afines al tema: el gremio de la lana, de la costura, del bordado..,etc. En otros casos se obligaba amigablemente a sufragarlos a los gremios indirectos. En una ciudad que vivia del comercio de la tela, Lovaina, el gremio de ballesteros pagó esta obra, no por amor al arte ni a la teología. María de Asburgo, estando de rebajas por esos lares, visitando la capilla, decidió llevarse el muestrario entero (les dejó una copia), y así no tener que andar discutiendo con los modistos, de como quería el punto del bordado y la caída….Y además, dicen, que coleccionaba arte. Contrariamente al pensar general del renacimiento, e incluso en el barroco, donde quien hace los desnudos es el artista y la ropa los ayudantes, tanto es así que el mismo Rubens, apostolaba a sus sus chicos del taller y conocidos, como gente de mal gusto y poco arte en el pincel, de quien se dedicaba al negocio de pintar las telas. Pero aquí el intrépido y casi paisano suyo, Roger, mucho tiempo atrás, nos da la lección de las lecciones, $Si quieres que algo quede bien, lo tienes que hacer tu mismo, el desnudo y las telas$, y si quieren saber más de Roger en el blog de Isabel Warleta

e de eje

stando traduciendo a Andrea Pisano, otra de las primeras biografías que debió de escribir Vasari dada la inmadura inexactitud que desprende esta “vida”, pero que nos deja intuir ya la fijación en ciertas ideas, ideas capitales cuasi-suyas y capitales para todo el arte aún hoy. Me voy a quedar con dos ideas.

La 1ª es que hay que ser la primera, vale mucho más que hacerlo realmente bien, pues lo que vale al fin , y esta idea está comprendida y repetida hasta la saciedad en todo el libro, es, ser la primera en hacerlo y por eso te recuerdan o recordarán. Si será importante esta idea que en todo el arte conceptual si me apuran globalizando en casi todo el siglo XX y lo que va de XXI, es, lo único fijo. Lo único manifiestamente acordado con unanimidad, el eje sobre el que descansa gira y rueda avanzando el arte actual, ser el primero/a en clavar una mierda en la pared cuyo clavo sean palabros sintéticos de aluminio, da igual como quede, si alguien no lo ha hecho antes eso es arte, dicen. En todo el mundo se discrepa de Vasari pero en esto: lo rubrican, lo enmarcan, lo enfatizan, suscriben, firman y lo ponen a vender dentro de su envoltorio certificado tipo guines-art aún sin saber quien postuló este principio. De igual manera que no creo que cuatro piedras por el suelo con el título de Romano, o Románico adquieran automáticamente el estatus de zona protegida de bárbaros, o sea aquí mando yo, “próxima inauguración de pasarela para jiliculturetas”, …ni tampoco que un bidé torcío (torcío=torcido de forma obligada contra su naturaleza. No está en el diccionario de la rae y no se debe asimilar a doblado en que lo permite su naturaleza) al revés, sea arte conceptual o angelicales surrealismos, por ser que tal o cual quien lo firmen, afirmando haber sido los primeros.

La segunda idea me causa estupor, de lo que puede llegar a influir una sola persona. Para bien, Figúrense que si Vasari no levanta la atención sobre Andrea, (un Pisano olvidado) probablemente ni se supiera que esas puertas del Baptisterio-Duomo las empezó Andrea, y en este otro caso para mal. Si a Vasari le entró entre ceja y ceja la fachada de la catedral de Florencia al parecer siguiendo su terminología “gótica”, peor, usa “cosas torpes”, el término gótico lo usa en referencia a un estilo antiguo basto y poco terminado, a veces usa “griego” en pintura, y se lee claramente que le hizo puntería, léase con el ojo izquierdo guiñao Andrea Pisano en las vidas de Vasari (simple pero cronológicamente clarito este directorio de obras de los Pisano en donde pueden separar y unir las ideas sobre cada uno de ellos) porque tiene tela además de causas “estético nacionalistas”. Ya mientras se ocupaba de pintarrajear la cúpula de la catedral durante la cual le sobrevino la muerte tenía enfilada la fachada. Quería hacerla desde mucho antes, no me cabe ninguna duda, y uno de sus alumnos aprovechando el intento del médici de turno de quedarse con lo que se terciara en la movida, porque en aquellos entonces esto era un movidón enorme de pasta e influencias durante largo tiempo, la tiró abajo sin más. Antes que se decidiera que hacer mejor que lo que había. El peor de los ejemplos de como se puede usar el arte para justificar desmanes arbitrarios con los que llenarse los bolsillos.
-¡eje!
wiki-error: en Andrea Pisano está una obra que no es ni de Andrea Pisano, ni de Niccolo Pisano, es de Pio Fedi en la que representa a Niccolo Pisano. Como regla general en cualquier libro de arte en el pie de foto si pone “…Pisano” se interpreta que la obra es de él, del citado. A no ser que ponga Carlos I, de …Pisano, en donde se interpreta que el representado es Carlitos I y el artista, …Pisano, si alguien conoce algún wikipédico que se lo haga llegar plis, así como la regla generalmente aceptada tanto en internet como en el papel.