Edvard Munch misterios dolorosos

Edvard Munch 1893Subí a internet hace ya la tira de años a Edvard Munch. Si serán tantos, que galería de imágenes, no había ninguna en internet de este artista, solo la mía. Había imágenes sueltas, y algunas biografías del autor,…. Eran aquellos años en que google se volvía loco por visitar eroticón  entonces http://www.anarkasis.com/eroticon/ ,  aún existen enlaces entrantes que apuntan allí, y me recuerdo de ello, porque la pequeña introducción que le dí, sigue siéndome válida. Su visión, o la visión que sale de sus cuadros, (algo que no he desentrañado, ni nadie ha desvelado) no es nada gozosa respecto a lo femenino, ni del desnudo, ni tampoco del sexo.

Edward Munch, (no se si recomendárselo), desde luego no vayan a verlo si están un poco depresivos, (dicen que la depresión se pega), y cuesta 14 euros, se lo gastan en una película animosa, o se van a ver a Sorolla que es gratis.

Novedoso si que resulta su primera época, pero luego, incluso adormila, porque no hace más que variantes de variantes, y más variantes, de 5 o 6 obras principales, en una especie de conexión con el simbolismo.

Fue un pintor que se movió mucho, muchísimo, por cualquier sitio que no fuera París, donde sabía que no lograría destacar, sobre todo por los sitios sedientos de protagonismo artístico. Alemania, Austria y países limítrofes, donde adquirió caché, y le tomaron por padre del expresionismo alemán, no se que les vendió al respecto, porque nadie se atreve a decir que sus cuadros sean sus “neuras”, o que buscaba ese desangelo punitivo, pecador, encontrando la genial diferencia, o que fuera mitaimitá.   Llegué a la conclusión que era la antítesis de Sorolla en todo. Partamos de que Munch era un impresionista que no sabía, ni le salía, y cuando le estaba saliendo, le dijeron padre del expresionismo y dejó el impresionismo que ya no tocó desde 1905.  A donde iba: si uno tiene luz, el otro, sombra. Si el uno es gozoso el otro es penoso. Si el uno gustaba de estarse quieto, el otro no paraba de viajar. El uno se hizo a golpes de pincel, el otro a martillazos de obscuridad.  Pero el gato al agua se lo llevó Munch, Sorolla fuera de España y en círculos, no es plenamente universal como disfruta ser Munch.

Detrás de un chute de depresión viendo a Munch les recomiendo inmediatamente un vinito y visitar a Sorolla, yo lo hice.

Y para las fiestas les deseo todo lo gozoso que no fuera Munch, que no hay quien le encuentre ni una postal que llevarse.

Felices Saturnales, (y a quien le toque la fibra por supuesto, feliz Navidad).

Ba-cocio

 

 

 

 

 

 

7 pensamientos en “Edvard Munch misterios dolorosos”

  1. Pues fíjate que a mí Munch me hace elucubrar más que Sorolla, quizás por aquello de Negras tormentas agitan los aires, nubes oscuras nos impiden ver… tan contrapuesto al luminismo del otro.

    Y, por supuesto, felicísimas fiestas y gratificante ocio.

  2. Senior, mucha felicidad, y salud para disfrutarla

    y para esa mirada que atraviesa los negros nubarranes viendo al fondo la libertad, ¡a las barricadas! (cuando toque),

  3. Entre Munch y Sorolla, Sorolla. Munch me intriga y Sorolla me alegra.
    Saturnales o Navidad… No llevo celebrada ninguna Saturnal y en Navidad siempre se me enfada alguien por la cena, o por lo que sea.

    1. Juas y rejuas, Salamandra, al menos se acerca a una de las botellas en la cena y toa pausté
      Para el próximo año se coge dos pares de billetes con antelación, unos con la etiqueta “queridos padres, recoged a vuestros nietos un momentico”, y el otro par para usté y su señora que lo sabrá exactamente en el momento en que al levantarles los brazos y decirles
      – Adiós, sed buenos/as no deis guerra, …
      En ese mismo momento entonces usted sacará la maletita pequeña, por la que asome un pico la lencería y los otros 2 billetes y se los pondrá usted en la mano…
      (continuará)

      Salud!, feliz entrada y feliz salida

  4. Y a mi que se me ha pasado… no tengo perdón de los Dioses, aunque para lo que le voy a contar, quizá lo que no tiene perdón es esto, que me ponga aquí a escribirles sin más. ¿Munch o Sorolla? Verá, que Munch era muy profundo, no lo dudo, y que es muy reconocido, pues seguramente también… Pero a mi me tira para atrás un poco el tufillo moralista, de predicador mormón que me invade cada vez que le echo un ojo…

    Sorolla, que tampoco me hace batir palmas, que le voy a decir, me parece más cercano, mas amigo del epicureísmo, de los cuerpos tostados al sol, de la buena mesa, de observar la vida cotidiana con sus cosas buenas y malas, etc… y por eso creo que lo llevo mejor.

    Salud y que a este año le ponga usted las pilas a su gusto!

    1. Anda, !! si tengo uno sin respuesta,
      daba por cerrada la nota, bueno, si le llegó algo de Munch, por correo, le juro que no había otra mejor a mi gusto, tuve que elegir entre lo que no me gustaba,
      Un saludo y feliz año bloguero con retraso.

Los comentarios están cerrados.