Culturitis

Exposición en Madrid de la colección de los Alba en el Edificio de Correos en la mismísima Plaza de Cibeles, (rehabilitación que nos ha costado a los madrileños lo que 3 veces haber comprado el suelo en la zona y haber hecho el edificio). Pero vamos al arte, Dos veces había pedido para visitar el Palacio museo particular de los Alba en Madrid y por pitos o por flautas, que no lo había logrado, vamos que tenía una espinita con la colección de los Alba. Pero algo me olía mal, porque, ¿A qué poner  una exposición en Madrid en otro sitio?, ¿Porqué no abrir directamente la casa?, Parece que viene itinerante, o sea, que ha estado por ejemplo tomándoles el pelo ya a los Sevillanos.

Anunciar 150  obras, poner la entrada a 10 eurazos, y encontrarte con treinta y pocas obras, es una buena tomadura de pelo, el resto, porque el resto de obras son quincallería, vestidos y grabados, etc. Técnicamente sobre catálogo debe haber un tercio de la colección del palacio de Madrid, como si estuvieran pintando en el palacete y aprovecharan par sacarse unas pelas, con las pinturas que quitan mientras los pintores sanean las paredes….

Chagall

 

Lo primero que pregunté en taquilla es, si podía usar la cámara, y obtuve un no seco y rotundo. Por lo que nada más entrar, secamente  saqué mi cámara y empecé a tirar de ella. Ningún vigilante aparecía aunque supongo que me estarían mirando por las cámaras el escote.

Con poca y mala luz, y sin flax, a veces son peores los neuróticos del flax que los mismos vigilantes.. Las que  están aquí  son solo las que se pueden ver algo, el resto están inservibles, por ejemplo falta el retrato de la duquesa de Goya, y aquí la anécdota, estaba mirándolo junto con otra persona  en ese cuadro y esa persona exclamó un: – ¡Mira que la pintó fea!. – Y como no me puede aguantar, le acompañe con un: – De tan mal que la dejó que habría que sospechar que no le quiso pagar el cuadro. – Al parecer esta obra la han tenido escondida los Alba hasta hace poco.

Falta también el retrato del Duque de Alba de Tiziano cuadro que si que merece “Prado”, como la virgen de Fra Angélico. Y un cristo que aparenta ser del Greco.

Y Por fin este otro Tiziano, que a primera vista lo parece, pero a medida que pierdes 5 minutos en él, algo te empieza a rechinar, (siento que la imagen no sea lo suficientemente buena), tampo lo és, esta  última cena de Tiziano del Escorial A primera vista parece otra variante de las que usaba Tiziano, pero el cristo de la obra de los Alba está echo un cristo, no así el  del Escorial. El de los Alba parece como atrás, así mismo tiene una aureola recurso que Tiziano no usa porque los aborrece, por romper su peculiar manera de montar una escena tizianesca,.. hasta en los retratos. Volviendo, y su mano derecha sobre la mesa tiene perdido el escorzo, cosa en la que no dudaba Tiziano ni a punto de morirse. Pero además si se fijan, aparece un manto atrás que intenta encuadrar a este jesus hecho un cristo antes de tiempo, y aparece un jardin al fondo con una sospechosa raya rural que recorre todo el cuadro por encima de las cabezas de los comensales como si le hubieran añadido ese trozo al cuadro. Como me dijo Freia, no sería de estrañar, si recortaban cuadros para sacar una puerta, que en otro caso los añadiesen un  tramo más.

De veras que me hubiera gustado ver ese cuadro por atrás.

Para terminar de liarla, les voy a acompañar con otra obra, última cena que tuve también la suerte de poder ver, mientras una muchedumbre se agolpaba intentando ver algo de la monalisa, y que de tan grande no hay manera meterla en una foto, así que mala imagen tambien, perooooo, observen al Wally de los cristianos, curioso, ¿verdad?.

Culturitis, dígase que lo sufren los que entran a ver cualquier cosa tras un halo de “cultural”, sin referencias, a pesar del precio de la entrada.

Estafa cultural, es aquella que se perpetra sobre los que sufren culturitis.

Epidemia de culturitis: Cuando el grado de culturitis en un espacio geográfico es tal, que una exposición que no lo merece prolonga su permanencia.

Advertencia: Esta enfermedad no es benigna, sino maligna, pues confunde a quien no lo padece o al que logró curarse, permaneciendo ininterrumpidamente activa en sujetos atontinaos que hacen cola porque hay cola, y cosas así.

En este marco irrumpe la duquesa de Alba y en  vez de dejar su palacete con su colección por ley para verlo, lo cierra a privado. Saca cuatro cuadros a la calle, y pide pasta por verlos, y prolonga la exposición

Conclusión: El número de tontos en Madrid tiende a infinito. Y de ellos, el número de apestados de culturitis, es bastante alto, lo cual es mal presagio de sucesos futuros en torno a la cultura .