sobre historia de la historia

Tunmosis III,  yo lo españolizo como me sale del papo,  posiblemente hubiera sido el faraón más famoso de todos los tiempos dados sus conquistas y logros. Pero se cruzó en su camino, mejor escrito “en su reinado”, su tía (generalizo sin entrar en disquisiciones) Hatshepsut. Esta la pongo como los anglicanos porque si la pongo en cristiano me sale Jachesús. Que dijo que ole mi papo, y que a reinar que son tres días. A  quien tuvo que esperar Tunmosis,  que le diera el penterre. Practicamente todos los manuales de antes del 2000 dan a Tunmosis como el enterrador de su nombre, mejor dicho borrador, o anulador, apropiador, puesto que se apropió de muchas de sus esculturas y monumentos.  Y aquí está la cuestión. ¿Creen ustedes que Jachesús hubiera resultado un faraón de entre los grandes para recordar? seguramente no, fué mediocre, a duras penas logró mantener el territorio cuando a Egipto le tocaba expansión. Pero el borrado   y apropiación de inscripciones, resultó muy llamativo,  y se le asignó, a la venganza de Tunmosis. Y en consecuencia vino la venganza de los historiadores encontrando a la faraona detrás, retirando la barba postiza y rehaciendo los hechos de su reinado hasta lograr reconstruirla, y  fue tal, que igualó  su nombre al de su sobrino. (La maldición de los historiadores desde tiempos prehistóricos dice: No toques la memoria de tus anteriores o se volverá contra ti) Así mismo, estos, los historiadores,  puntualizo quienes, rebajaron en venganza los logros de Tunmosis III hasta tal punto, que no alcanza un 10º  puesto en la memoria de los faraones en general.   Luego del nuevo milenio, llegaron las historiadoras, o las realzadoras de historias de mujeres, siendo moda, y la remataron con pena de perpetuidad a  Tunmosis, y poniéndole peana doble repujá de laureles,  a Jachesús. Si pusiéramos como testigo a un buscador de internet, ustedes sabrán cual, pero el más exagerado le da a Jachesús 20 veces más alto, su rumor,  que Tunmosis III.

Sin entrar al trapo machinista, les traslado ahora a Roma, donde alguien arrastras de su cansancio se mete en el museo Romano, el que está en la plaza Nabona, a expensas de saber que podría estár equivocándose dada la ninguna información que te dan en ellos en la entrada, allí hay varios. Y luego de visitarse y afotearse la primera planta, iniciaba una subida hacia la segunda. Y en la escalera, ¿A qué no saben lo que encontré?.¡¡ zor-preeeeee-za!!, bufffff, buenooooo… que yo seguí mi camino afoteándome también la segunda planta, … algunas ya están subidas, #, y luego mientras descansaba, recibí una llamada de teléfono de mis amantes, los cuales habían decidido despreciar los encantos de la heladera, por los de una estatua, y me pedían, consejo.

– Esto está extremadamente tranquilo, tanto que me podríais violar a mi y a una docena de venus, y nadie se daria cuenta. Traed agua, que aquí no hay bar.

Y allí estuvieron dibujando tranquilamente, hasta que decidieron darle un vuelta a la parte de arriba, y en la escalera uno de mis amantes, el más viejo, señaló:

– Hosti!!!, ese es el dictador.

– Aquí dejó la cagada bien puesta.

– ¡!…¡Ezequiénéz???

– Un tío que dejó a España 35 años sin libertad, y +. ¿No sale en vuestros libros?- Les dije yo

– Les habrán quitado las subenciones a quien pusiera las imágenes, y sibilinamente han conseguido borrarlo de los libros de enseñanza.

– No os preocupeis, que cuando volvamos a Madrid chulaposmios, os lo enseño.

Luego más adelante mientras les hacía notar…. la expresión y el movimiento en  el gálata caido, me vino a la cabeza la imagen de zapatero, jaztándose de haber retirado la última estatua del dictador de Madrid, como regalo de cumpleaños para Santiago Carrillo. Y me preguntaba. ¿Y cómo lo voy a hacer?. Obviamente en internet hay miles de imágenes que zapatero no ha logrado borrar de la memoria histórica, ni a base de leyes.  Pero en aquel momento, en mi aturdimiento me vino esta, que les pego con saliva.

El sinpar de zapatero anda soltando por ahí, que “la historia le juzgará”, intentando que los periodistas dejen de cargar las tintas sobre él, ni que los ciudadanos le tiren el móvil contra el coche…., pero si yo fuera zapatero no le pediría juicio justo a quien le intentó levantar las faldas, Puede que incluso ya por primera vez usen tinta rosa para escribir su historia. … No se echen las manos a la cabeza si dicen: Dejó quebrado el sistema de bienestar que precariamente había levantado el dictador Francisco Franco:  Seguridad Social, Sanidad, y Educación Públicas, porque no mentirían ni un ápice.