La cama de Polícleto

Pues no se que es “la cama de Polícleto”, pero, si está encamao debe estar tumbao, Así que me da, que se trata de un desnudo entendido, tendido. Vamos que el Vasari nos andaba con que “hay ropa tendida” en tiempos de contrarreforma.
Yo me la juego a que se trataba de “el hermafrodito” una de las copias romanas, y más posiblemente el que está actualmente en Uffici. ¿Y quién andaba con aquesta cosa?, pues, coleccionaba estas cochinadas ni más ni menos que Ghiberti, justo al final de la vida viene relatado, para el que no se la quiera leer entera, ¡tres años hecha una ostra, a frase traducida por semana!, ,y  va, justo al final de la vida, y me entero que este tío no era un aburrido, que hacía santísimas puertas, puertas divinas, puertas del paraíso y tal y tal, para luego poder comprarse estos lujos, y esos torsos, ejem, ejem, ejem…. De resaltar que la vida la escribió después de la de Brunelleschi, y que sospeché desde entonces que así fue. Si hubiera entrado a su lectura pormenorizada, me hubiera dado cuenta que además lo escribe. Resalto que aún perdura por lo menos en Italia, el quién era mejor. En la wikitaly tienen reseñado el concurso de las puertas, (nada que no esté en esta vida), con su veneno y sus envidias. Yo recomiendo que repasen a Brunelleschi, y que aprecien la nota de que en la edición siguiente la Giuntina, mutila el discurso, ¿excesivo?, no de no, posiblemente fue apuntalado por el mismo Miguel Ángel, el mismo que le alaba en esta obra, ¿porqué no el mismo que le defenestra en la otra?. El discurso es fiel reflejo de dos ramas masónicas enfrentadas en Florencia. ¡Ah! ,y, aprecien como nos come el coco con el puto concurso de los cojones, y saboreen como entrelaza estas dos vidas, y como logró que chorrearan ríos de tinta luego del pasar de los tiempos. En estos, ya ven, 4 lineas, un culo al aire, y punto.