mearse fuera del tiesto y II

Observen vuesas mercedes lo que me he afanao para andar por la playa, y escuchen mientras tanto una letanía mortal que gracias al buen hacer de Charles de Batz podemos escuchar, Podemos, estar igualmente en la plaza de la signoría atendiendo a la quema indiscriminada de arte a destempo de Savonarola, que amenizados de aquesto durante una cena donde intrigaban, a tempo, tras su regreso a Florencia los Médici. Si el fondo no les llena el cántaro, prueben con esta otra >> . Si siguen leyendo esta absurda introducción llegarán a un absurdo final reescrito antes de 18 años

mearse fuera del tiesto,……., expresión que intenta encauzar a quien se desvía, redunda excesivamente sin ser necesario, o ataca sin sentido un tema, o, el generalmente aceptado: cuando nos salimos de la discusión, o, esta la encauzamos fuera de lugar. Económicamente la escucho cuando se aprueban acciones de gasto desviadas de los objetivos, cuando alguien tira piedras a su tejado o, regala lo que no es suyo, o, ataca enceladamente a quien debería proteger por proximidad y coherencia,…y, en general hace referencia a que la persona referida, refiere tanto que no globaliza el problema, tomando actitudes y criticas desviadas. Esta última acepción, es la frase que me vino repentinamente a la cabeza cuando estaba traduciendo a Andrea del Sarto en las vidas de Giorgio Vasari.
La comparación entre las dos ediciones Giuntina y Torrentina acentúa la conclusión. En la primera, hace multitud de alusiones personales fuera de lugar a su estilo y, que quizás no vienen a cuento, y que, en la posterior edición en vez de ampliar o puntear como generalmente hace, cosa que observo con todas las demás vidas que acarreo, en esta segunda, suprime y elimina, pareciera que alguien le corrigiera, su propia conciencia, o le llamaran la atención sobre como hablar de quienes lo acogieron y del que fuese su maestro y peor aún de su mujer a quien acusa, extraigo esta entre otras por llamativa “de doblegarle con el deseo”, Andrea no sale mejor parado, no solo lo acusa de falsificador,…, hasta de gustar mucho del comercio de las mujeres. Me parece que Vasari está fuera de si meándose ya fuera del tiesto, y esto tiene que tener alguna explicación. Vasari parece en esta vida un vulgar pistolero, haciendo puntería en todo lo que se mueve, curiosamente de los que reniega múltiples veces, juro que no busqué la cita me la encontré terminando la introducción justo antes de empezar con Andrea:
“Con mi tosco trabajo he querido saldar mis obligaciones con los egregios hechos, y devolverles en alguna manera la obligación que tengo a sus obras que me ayudaron a aprender esto que sé, en vez del maligno ocio, viviendo de la crítica, y censurando las obras de otros, acusándolos y corrigiéndolos como es costumbre en estos tiempos. Pero ha ya tiempo de ir al asunto.”
Pistoleros siempre ha habido y han buscado el abrigo de las faldas de los príncipes y estos su viperina pluma para dar y parar. Quizás el más famoso fué el … que sí que yo también me meo fuera del tiesto, pero esto es solo un ejercicio de una aficionada, todo el blog lo és, es que me gusta salpicar intentando dar justo en el borde, y ¡claro! ,a veces mojas y te pones perdida… decía que el título de más geta, fuera, y dentro en las ciudades estado itálicas, el temido Pietro Aretino. Por estos tiempos, en España dispara un tal Federico Jiménez los Santos no se si tos juntos, desde una beata atalaya de la que parece haberse alejado, tipo rápido y sin escrúpulos donde los haya. También otro arrejuntapalabros, Ernesto El Kaiser lo hace por este país y la bolsa que lo mismo le dá a quien fusila, o eleva a los altares, y bajo qué moral, usted le paga y punto. La cuestión es que cumplen escrupulosamente dos principios:
1º Matar a los del otro bando,
2º Nunca disparar contra otro pistolero.
Pueden y lo hacen contra los mismísimos directores de los medios, amigos y conocidos del otro, pero nunca se disparan directamente entre ellos, te mantendrán a la expectativa pensando algo como, no caben tanto ego en una sola aldea, antes o después iniciarán el fuego y se matarán entre ellos. Pero se las apañan para no encontrarse nunca de frente. Pues bien algo parecido les pasa a estos dos. Rubén no quiere encontrase con AvelinaLesper

Peroooo, es imposible que no se hayan rozado casi, estos hermosos jóvenes con tanto tiempo libre para escribir y lo bien que lo hacen, y lo que les divierte, es imposible escribo que no se hayan leído los comentarios de uno u otra en los bloc a los que visitan porque coinciden escandalosamente concurriendo en tales, aunque nunca se encuentran en esa divergencia tan escandalosa que expresan, pero lo cierto es: que mientras la una dispara el otro le cuenta los muertos, y si el otro arrasa dejando bien justa la guadaña la otra le repasa el filo. En fin, que pareciera que buscaran acabar con toquisqui que les pudiera hacer sombra en un páramo infinito que no para de crecer de blog olvidados de aficionados al arte, pareciera que observan como crecen y crecen los medios pasta-papel en la internet al mismo ritmo en que decrecen en sus tiradas, y se posicionan esperando su llamada, mientras, incrementan su colección de seguidores y rendidas, exhibiendo post a post sus cabezas de Bautistas conseguidas que lo mismo da si son paisanos o no, habiendo como hay infinitos a los que tirotear en el Soho para la una, o chinos, casi más, que degollar por repasar fotocopias figurativas para el otro, pero que no los leo yo que, como en los cuentos, se casen y tengan critikitos expuestos en el salón. Re-encauzando la meada, decía, que su mujer esta:

Lucrezia de Baccio del Fede

Lucrezia de Baccio Del Fede, su mujer

NO ESTÁ donde debería estar, lleva desde diciembre del 2007 en restauración. Ruego a quien proceda, incluso si son las maravillosas hermanas Dávila, que la termine de una vez, o que se la dejen terminar a luzrasante, que no dudará en sacarle las trenzas, los rizos y los colores a esta mujer, yo ya le he arreglado las marcas del bendito museo del Prado, (en el que cada día hay menos cuadros), y de paso algunos arañazos, vamos, que la imagen está algo “restaurada” al fotosof.
Me la voy a jugar. Yo apuesto a que tras la restauración va a ser comparable a lo mejor de Da Vinci. Y que la historia contada por Vasari de: “esta mujer” (Lucrezia), va a ponerse de moda y salir en todos los periódicos de pasta-papel. Por lo que tendríamos que tener en cuenta dentro del despliege de adjetivos a priori algunos puntos: (2) de
Notas rápidas para un periodista en apuros:
1º Fue muy hermosa.
2º De carácter áspero, altiva, soberbia, despectiva y mal hablada
3º Despertaba pasiones.
4º y celos. A este mal bicho,…le agradaba ser entretenida y deseada de otros, mientras estaba fuera su marido
5º .. al poco que sigas pensando mal, llegarás a la conclusión que envenenó a su primer marido.
6º Persona sagaz, aduladora y capaz de venderte cualquier cosa.
7º de mano izquierda, malmetida, que te hará reñir con tu familia
8º derrochadora, por su causa inventaron los grandes almacenes
9ª al parecer escribía maravillosamente, certera y apasionada, tanto que te haría enloquecer
10º Acaparadora quería ser inmortalizada desde todos los ángulos de su belleza, chupaba cámara como ninguna, aparece su cara en multitud de obras de Andrea, (y, “esa” obra, que debería estar en su sitio en el museo, es la madre del cordero para reconocerlas)
11º Como pecado natural de esta fascinante mujer fatal (interpretando la película de Vasari) luego al final, te abandonará.

Tal y como te adelanté en el anterior post, Señor Mizo, está Lucrezia (peor que la icónica Borgia), volvió loco a Andrea del Sarto. sino, léa, léa, la vida de Andrea del Sarto en las Vidas de Giorgio Vasari , también “..hay amor, mucho amor en la mirada del artista a la hora de pintar a su mujer” tal y como describe el cuadro, ni más ni menos que Irea pero si piensan ir, ¡ea!, tengan cuidado que allí manda ella. Resumiendo un poco esta vida, sin una nota concreta que me ayude a apoyarme, me parece que fue la primera que escribió, donde hace gala de juventud y recuerda como tales, mejores tiempos, los pasados, entre los compañeros de escuela de arte, poniendo a parir a quien debería ensalzar, y, a la madrona que los ninguneaba, pero al joven Vasari le gustaba escribir y lo hacía bien y le divertía, sobre todo el juego con el poder. Para ello tenía que demostrar, antes, lo fino del filo y las entrañas para usarlo.
Me hubiera gustado empezar justo por donde termino. Hay una nota en la traducción de un fresco donde aparece retratado Francesco di Agnolo di Piero Aiolle un músico del que pedí referencias a mi condesa favorita, la cual, como yo, se ha quedado un poco deprimida después de buscar y rebuscar para encontrar un algo del Ayolo, un madrigal que poner de fondo musical al post, y tampoco lo Aillolo, pero hay más días que longaniza, y en interné, se corrige y añade al paso, no hay que esperar una segunda edición 18 años después para corregir como VasarI.