garganta profunda

A veces la mediocridad viene encubierta de prisas, en otras, como este mismo post, ni aún con todo el tiempo del mundo conseguiré entretenerles un poco, su cabezonería, al final me dará la razón, mientras les dejo un poco de optimismo >>
Las cajas de ahorro “haciéndose la competencia” como auspiciadoras del arte, dieron un pobre espectáculo en los Abriles y Mayos de Madrid, Si la una trajo las sobras de Uffizi la otra al mediocre Rodin, arrastrándonos con prisas la primavera por los lugares más ladinos, si bien en la una no tuve problemas para robarme unas 20 imágenes del provocativo Rodin, en la otra casi me parten la cara por intentar tomar una imagen ¡del catálogo!, el catálogo estaba atado con una cadena, solo intenté fotografiar una imagen del catálogo, (sin comentarios). En la sala Mapfre, a las 4 de la tarde casi estaba sola, y los vigilantes justo en la entrada sesteaban, justo en la entrada estaba la única obra, que a mi poco justo juicio, merecía la pena estar en una exposición, la única que no me pude llevar aunque hay 5 imágenes en la web,

“mujer tumbada de costado con la ropa levantada hasta la cintura”, explicativo título ¿verdad?, pues así todos, si no se lo creen tomen el siguiente enlace de Días del futuro pasado donde les guía a un pdf con el catálogo de la exposición. Rodín tomó contacto con los chicos de las secesión de Viena, Munich y Berlín, estos se jactaban de modelos, y de su libertad de estudio, pues Rodín desde entonces, también, a disfrutar del trabajo, intercambió visitas, sesiones y modelos, claro… me quedé más tiempo del preciso para escuchar los comentarios de la gente mientras veían los dibujos explícitos de Rodin bastante flojos. Si no llevaran la firma de Rodin no serían editables y menos para ponerles en una exposición, muchos especialistas en erotismo y pornografía de su tiempo le superan sin lugar a dudas.. Respecto a pikaso lo tengo tan visto que no lo he visto, hasta que no quiten el guernica (cuadro feo, pero feo feo), no paso por allí, me contaron que lo mismo, que el pintor y la modelo y eso.., La baronesa, con Modigliani, casi no amortiza las cuatro modelos.. y se tiene que atar a un árbol para llamar la atención de los medios. En general morbo erótico kutrísimo. Decía yo, que con poner de vigilantes a unos cuantos modelos de pasarelas igual lograban max-éxito, al menos conmigo. ¿y las administraciones? tachaaaán..,
5/5/2008 Nigel Glendinning (hispanista experto en Goya) en una entrevista en el abcd supone al lado de un burro a Juliet Wilson-Bareau (Historiadora venida a experta en Goya), por mearse fuera del tiesto, y no pasar la fregona. Esta historiadora, comisaria con Manuela Mena (Restauradora por oposición 1980, subdirectora desde el 81 y cesada por Esperanzita Aguirre cuando menistra en los tiempos de 1996 por locuaz trepa y roja, y actual jefa de restauración del XVIII), ponen en tela de juicio artístico “el coloso” de Goyo, no incluyéndolo en el catálogo de la exposición patrocinada por… Esperanzita Aguirre pal hispánico acontecimiento del 2 de Mayo. Ya no lo hicieron en 1993 con: “Goya, el capricho y la invención” y tampoco dieron ex-plicaciones, pero el desenvaine de navaja de Glendinning, tal revuelo causó que tuvo que salir el boedestepais 26/6/2008 a tirar un capote, con una afotico de la “firma” de Ascencio (Asensio) Juliá, El negro de Goyo, rodeada de un círculo rojo. No sin antes en una rueda de medios don José Luis Díez (jefe de restauradores del XIX) corroborar ese ínclito matiz que dice haber descubierto tal y como asevera de su descubrimiento y validez el mencionado boe. ¿Les suena? rojeras-fachas, pais-abc, derechas-izquierdas que transmiten el mismo caldo de cultivo de la mediocridad y en el que caen Nigel Glendinning-Juliet Wilson-Bareau, de las 2 espanias y españas. Por que no cabe el término medio, (no les cabe), o es de Goyo o no es de Goyo, que lo mismo nos da si le metió mano o no Asensio ni cuanto,… Sea como fuere hasta los amigos del museo del Prado han quedado en amigos y enemigos, de aquesta u otrora teoría. Y en esto esta amiguísima del museo del prado se niega a mear fuera del tiesto, al menos con el Bosh, ..y esta mismamente, en homenaje suyo, haciendo un experimento con gaseosa tipo Kore : (hay que darle KlicKloc a las escenas),… el problema es, que me falta una. Justo la de un señor con un SOMBRERO DE COPA que le está vendiendo unos cromos a un niño: Si desde allí visitan a Freia en su web, igual la tiene.

Abajo, ¿ven esas 2 imágenes? Asensio Juliá trabajó junto con Goyo en estos fresquísimos magníficos en la cuca capilla de San Antonio de la Florida, que visito al menos una vez al año. Y, donde me personé muy recientemente a pedir novio y no me pude resistir a llevarme la cámara, por si andaban baratos traerme la foto. Pues:

Algunas veces mis amantes y la vida encubren satisfactorias, sorpresas
“Tenía profundidad, una profundidad marrón oscura, magnífica, seductora, penetrante, cálida, y a pesar de ello no era excesivo ni denso”
¿Donde piensan que podría venir este texto?…, no era la introducción de la película “dead throat”, además de, en: “El Perfume” de Patric Süskind. Claro y meridiano, en la etiqueta asesina de un vino de Toro. Cada día estoy más reñida con el arte, y no por que se malvenda por las licorerías, y ministerios, si no por que encubre mediocridad, con la literatura ya estoy reñida del tó, (siendo justa, ella lo está más conmigo) por razones estéticas digo, es mejor ponerle dos buenas tetas en la etiqueta de un vino, que a nadie nos llevará a engaño su intento de seducción, y, a una que anda en estos temas literarios más redonda que la O de Giotto no le costaría trabajo encontrar el intringulis del guiño literario.
Bajando estaba por las cuestas de la red un ciberelemento o fichero para un refuerzo pedagógico de mi sobrina, ayudada por la mula alfa, en linux es a- de alforjas como dice el gran Charles, experto en negros donde los haya, y si no también, los encuentra, pero siempre el diablo mete mano y el puto visor no me deja pre-visualizar lo que acarrean las alforjas,
– No es que no te deje, es que no sabes decírselo,
Y en eso tienen mucha razón. Ando de inglés mal pero que mal, y el sofisticado linux es todo inglés
El resultado es: que cuando bajo desde allí, bajo ciega, y una vez abierto el fichero te llevas cada sorpresa que ya ya,
En este caso el guión – Una chica no encuentra sus orgasmos y va a buscarlos a la consulta de un doctorcete extremadamente sagaz, que encuentra donde, justo muy en el fondo de su garganta, la felicidad, ¡claro! todo ello con el revolucionario método de la endoscopia contributiva.
y, saltó la chispa,.. “si ponen pollas, tetas,… etc.. También podrían poner clítoris en el fondo de la garganta,
– Tesoro, para navidades te voy a regalar un clítoris en la garganta.
– Gracias monín, no esperaba menos ti.- le dije- y es que ando más redonda que la O de Giotto
¿pensaron mas arriba, se le ha olvidado el enlace, o de esta nos libramos?, ¡que nó, que no!, antes me tienen que explicar como rayos hizo el redondel Giotto, que aún de traducirlo no me he enterado, palabra, ¡ah!, me faltan imágenes de la la capilla de Asís, quizás Vailima cuando regrese de vacaciones, me gustaría preguntarle si tomó fotos de la Capilla de Asís donde Giotto pinto los célebres frescos de la Giuntina, y donde los novios escriben sus cuitas,… no me he equivocado, he encontrado una traducción subida de la edición Giuntina, para este caso mediocre, perdón, mediocre la versión no la traducción, pareciera que arranca la vida de Giotto, con la culpa de la anterior versión donde ensalzó exageradamente la importancia primigenia de este pintor, en la segunda sin saber como arreglarlo, incluso nos da ciertas muestras del significado en su tiempo de este lanzamiento editorial, un cuadro al que nadie daba importancia, es robado por ser marcado por Vasari de Giotto, y nos repite varias veces que hizo multitud de pinturas, parece sospechar que había más de un Giotto y que se le escapaba, entre el montón de información populista que atesora, pero había que agregar algo nuevo, su rebusque nos da la descripción de los frescos de Asís de los cuales no da ni muestras de conocimiento en la primera edición, pero esta segunda versión al menos en esta vida, no tiene la contundencia del intento de encuadre histórico de la Torrentina, demasiados cuentos, como con prisas, tendiendo a mediocre en la Giuntina.